PRESENTACIÓN
CUADERNOS DE LA ALHAMBRA, N
0
49
ROCÍO DÍAZ JIMÉNEZ
DIRECTORA GENERAL DEL PATRONATO DE LA ALHAMBRA Y GENERALIFE
La universalidad de la Alhambra, formada por el propio recinto amurallado, la finca del Generalife y un
amplio territorio circundante donde se encuentran edificios y restos constructivos relacionados histórica-
mente con el monumento, llega a todos los visitantes que se acercan a ella. Constituye un espacio único
en el mundo, cuya visita nunca defrauda y siempre provoca la necesidad de regresar. Le ocurrió en su día a
Washington Irving, Richard Ford, Alejandro Dumas o Gustavo Doré, aquellos viajeros románticos que ayu-
daron a comprender que era necesario rescatar la materialidad de la Alhambra de un proceso de deterioro.
A esta etapa de reivindicaciones acerca del estado del monumento, le siguió un creciente interés de la so-
ciedad por los jardines de la Alhambra y el orientalismo que evocan en el imaginario romántico, reflejado
en las artes plásticas del momento. Con la revolución de 1868 la Alhambra queda desligada de la Corona y
pasa al dominio del Estado, declarándose dos años más tarde Monumento Nacional.
1870 fue, sin duda, un momento de inflexión en la forma de entender el monumento granadino y hoy, 150
años después, tenemos que felicitarnos por haber conseguido que la Alhambra de Granada, y todo el con-
junto monumental que atesora, sea una referencia mundial, y no sólo por ser uno de los legados históricos
y patrimoniales más ricos y espectaculares que existen, sino por haberse convertido además en un ejemplo
de gestión patrimonial.
Este número especial de Cuadernos de la Alhambra ha de servir para recoger el testigo de ese compromiso
gestado en 1870 y lo que significa en el siglo XXI, y subrayar, cómo no, el reconocimiento internacional
obtenido a lo largo de estos años por el Patronato de la Alhambra y Generalife en materia de conservación,
restauración y uso sostenible del monumento ante la visita pública. Y lo hacemos en un año que, debido
a la crisis sanitaria mundial provocada por la Covid-19, también ha supuesto un punto de inflexión para el
conjunto monumental, tras su cierre a la visita pública por primera vez en su historia.
CUADERNOS DE LA ALHAMBRA I núm. 49 I 2020 I págs. 11-12
ISSN: 0590 - 1987 I eISSN: 2695-379X I Depósito legal: GR 70-1965
Para este número 49 de Cuadernos de la Alhambra se ha contado con destacados especialistas como el pro-
fesor Miguel Luis López-Guadalupe, catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Granada, Javier
Piñar Samos, doctor en Filosofía y Letras, o el arquitecto Antonio Almagro, que disertan en sus artículos
sobre la revolución liberal y su influjo en Granada y en el monumento, la declaración de la Alhambra como
“monumento nacional” o los más de 250 años del inicio de su documentación gráfica como bien patrimo-
nial, respectivamente.
El arquitecto Pedro Salmerón, en colaboración con miembros de su equipo, y Fernando Girón y Antonio
Campos Muñoz, ambos vinculados al mundo científico médico, analizan, por su parte, la restauración del
Maristán de Granada y su importancia dentro de la cultura médica de su tiempo, mientras que técnicos
especialistas del Patronato de la Alhambra y Generalife como Elena Correa, Ramón Rubio, Jesús Bermúdez
y Francisco Lamolda presentan las importantes intervenciones llevadas a cabo en el Oratorio del Partal y la
casa de Astasio de Bracamonte y el hammam del Alcázar del Sultán.
Otro espacio objeto de restauración y que goza de gran reconocimiento tanto por el lugar donde se ubica,
el Palacio de los Leones, como por la singularidad que encierran sus elementos materiales y decorativos, es
la Sala de los Reyes. La doctora Carmen Rallo Gruss, especialista en el medievo, nos introduce en la inter-
pretación contextualizada de las escenas plásticas que adornan las tres bóvedas de este espacio y hace una
lectura de su mensaje iconográfico.
La profesora de estudios árabes e islámicos de la Universidad de Granada Bárbara Boloix cierra esta edición
con un artículo en el que analiza la presencia y la huella que las mujeres nazaríes tuvieron en la Alhambra,
fundamentalmente dentro de cuatro ámbitos: político, arquitectónico, pictórico y simbólico.
Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a los autores de los artículos, así como a los editores del
Servicio de Investigación y Difusión del Patronato de la Alhambra y Generalife y a todas las personas que
han colaborado en la elaboración de este número conmemorativo de Cuadernos de la Alhambra.